SIMULTÁNEAS FIDE XG 20/21 (23/10/2020)

La séptima sesión de simultáneas FIDE XG tuvo, cómo no, por maestro a Sebastián Arias, cuya imbatibilidad había saltado por los aires una semana antes, cuando fue derrotado por Maxim Bakhtin. Derrota por tiempo, pero derrota al fin y al cabo. El citado Maxim se apuntó a la nueva cita, disputada el viernes 23 de octubre, y con él Iago Lema, Brais d’Pierre Padín y Daniel Alonso. Un cuarteto que intentaría ponerle las cosas difíciles a tan ilustre simultaneísta y, por qué no, obligarle a inclinar la rodilla de nuevo. En esta ocasión Seba optó por la fórmula tradicional en las simultáneas, donde el maestro conduce las piezas blancas en todos los tableros. Eso, sí; volvía a haber control de tiempo gestionado por un reloj en cada partida.
No tuvo su mejor tarde Brais, a quien una jugada de dudosa factura en plena fase de apertura condicionó el desarrollo de su partida, la primera en llegar a la conclusión. Los contendientes plantearon en el arranque la Escocesa, donde las negras rehúsan abrir el centro y se decantan por Ad6?! En el séptimo movimiento Brais se deja un alfil, lo que unido a la feroz ofensiva del bando blanco contra el rey negro deja la partida vista para sentencia. Y tras unos golpes tácticos Seba acaba dándole poco después.

También la Apertura Escocesa fue la elegida en el duelo que libró el maestro con Iago Lema. E igualmente el ejército negro no se decide a abrir el centro, optando por la “tímida” d6, que mantenía la tensión. Las blancas desarrollan sus piezas, mientras las negras enrocan y se deciden por Ag4, una molesta clavada, que obliga al maestro a jugar h3 para conocer las intenciones de dicho alfil. Entramos en el momento decisivo. La única opción razonable pasa por cambiar en f3, pero Iago no quiere perder su alfil. El problema para las negras llega cuando el bando blanco juega g4, dejando al alfil negro condenado a un permanente exilio. Oliendo la sangre de su oponente, Seba monta un ataque en el que intervienen todo su ejército. Con Iago defendiéndose como gato panza arriba, y tras varios cambios de piezas, el bando negro termina por colapsar cuando se deja un doble de caballo, pasando a renglón seguido a inclinar su rey, en reconocimiento a la superioridad del adversario. Era el segundo punto para Sebastián.
El esquema que jugaron Maxim y Seba fue idéntico al que este había dispuesto en su partida contra Brais: Apertura Escocesa, en la que el ejército negro declina abrir el centro al elegir la dudosa Ad6?! El maestro ni se inmuta y juega de manera ortodoxa, desarrollando sus piezas y enrocándose. Maxim reacciona tarde, comete unas imprecisiones y, para colmo, permite que un caballo enemigo llegue hasta d5. Su situación, desesperada de por sí, se agrava cuando en la jugada 9 se deja una pieza. Es el preludio de una larga agonía que finaliza cuando las blancas le dan mate con un peón. Seba se anotaba el punto, el tercero en su cuenta, y tomaba la revancha de lo acontecido siete días antes.

Y, finalmente, Daniel Alonso, como viene siendo costumbre, fue el último en acabar. El pulso entre ambos comienza bajo los preceptos del Gambito Escocés. El bando blanco juega muy enérgico, todo lo contrario que las negras, cuya pasividad le va a pasar factura muy pronto, al perder una pieza tras evaluar mal una posición complicada. Sebastián cuenta con mucha ventaja, tanto en el aspecto posicional como en lo que a material se refiere, renta que verá crecer cuando sume otra nueva pieza tras un jaque de dama. La ventaja no solo es abrumadora, sino definitiva. Dani sigue jugando, a sabiendas de que no cuenta con la más mínima opción. El mate es cuestión de apenas unas jugadas, que, sin embargo, no llegaron a ejecutarse porque las negras consumen todo su tiempo. El fatal desenlace llega por otra vía, la de la caída de bandera. De esta forma Sebastián volvía por sus fueros, ganando el match por un contundente 4-0 que despejaba cualquier duda sobre su indudable potencial.
Como todos los viernes volveremos a programar una nueva sesión de simultáneas, para que tú, lector, seas niño o adulto lo afrontes con la ilusión de intentar plantarle cara a un primer espada de nuestro club —el resultado es secundario—, y, sobre todo, que disfrutes jugando a eso que llaman ajedrez, tu afición favorita. Te esperamos.

× ¿Cómo puedo ayudarte?