SIMULTÁNEAS FIDE XG 09/10

La quinta semana de las simultáneas volvieron a contar por cuarta vez seguida con Sebastián Arias, que hasta entonces contabilizaba sus apariciones por victorias. Ni unas tablas se había dejado el charrúa en sus anteriores comparecencias.
Ese dato, aunque debía servir como estímulo, condicionó a quienes debían recoger el guante arrojado por Seba, sintiéndose amedrentados ante la fortaleza que había exhibido el maestro. Es por ello que solo tres valientes ajedrecistas, y no cuatro, como de costumbre, decidieron plantar cara a tan ilustre simultaneísta: Daniel Alonso, Maxim Bakhtin y Brais d’Pierre Padín. Los tres, viejos conocidos de Seba. Y a ninguno de ellos les faltaba la ilusión, bastante mayor que la confianza en sus posibilidades reales de tomarse cumplida revancha de las derrotas encajadas.

Brais d’Pierre jugó una variante muy secundaria de la Apertura Escocesa, donde la gran diagonal a2-g8 queda muy debilitada. A ello hay que añadir que las blancas, conducidas sabiamente por el maestro, jugaron con gran precisión hasta lograr el dominio del centro y flanco de rey con sus caballos, alfiles y dama, y con ello, el control absoluto de la partida. En la jugada 19 llegó lo que era inevitable, el triunfo de Sebastián por la vía del jaque mate. Era el primer punto de la tarde.
La segunda partida trajo consigo una pequeña novedad con respecto a las otras dos: el simultaneísta manejaría piezas negras, dejando para Maxim las blancas. Seba entró en lo que se conoce como Gambito Elefante, ideal para buscar posiciones diabólicas y complicadas. Además, su oponente no tuvo su mejor tarde y jugó muy pasivo, con demasiadas vacilaciones, que se tradujeron en excesivas facilidades para el bando negro. El maestro se hizo con el control absoluto de todo el tablero mientras Maxim se veía impotente para detener la avalancha enemiga. El encuentro concluyó después de que las negras ganasen, primero un alfil, e inmediatamente después, la dama, dando mate sin solución de continuidad.

Sebastián y Daniel optaron por la Apertura Italiana en el último enfrentamiento de la tarde. El ejército negro decidió jugar con la agresiva ruptura d5, consiguiendo así la igualdad sobre el tablero. El maestro omitió un golpe táctico en un momento puntual con la ruptura d4, lo cual le habría dado la iniciativa clara. La partida transcurre por senderos muy posicionales, donde ambos jugadores reciclan y mejoran sus piezas. Daniel presiona con mucho fuerza la casilla d3, mientras Seba amenaza con entrar en h7. Estábamos siendo testigos de un juego de alta escuela por ambos bandos. Pero, tras un error posicional, Dani pierde el rumbo de lo que hasta entonces era una gran partida, circunstancia que aprovechan las blancas para entrar en el flanco de rey mediante un movimiento táctico, para, pocas jugadas más tarde, dar jaque mate. ¡Sebastián lo había vuelto a hacer! Por cuarta vez dejaba en blanco el casillero de sus rivales.
El próximo viernes viviremos un nuevo capítulo de estas apasionantes simultáneas. El reto de sumar ante Seba es cada vez mayor. ¿Tendrá por fin alguno de sus enemigos su momento de gloria? En unos días lo sabremos.

× ¿Cómo puedo ayudarte?