simultáneas fide 25/09/2020

El tercer viernes de simultáneas FIDE de la presente temporada tuvo de nuevo a Sebastián Arias como protagonista de excepción. El mejor jugador del ranking XG club repitió tras el buen resultado que había cosechado siete días antes con idéntico propósito. Tres nuevas caras —Alejandro Montero, Brais d’Pierre Padín y Sofía Abdel-Aziz— y un viejo conocido, que tan bien había jugado la semana anterior —Maxim Bakhtin— componían la tanda de valientes entusiastas con los que Seba mediría sus fuerzas sobre el tablero.

La primera partida en concluir fue la de Alejandro, en la que se planteó un Gambito de Rey tras 2.f4, jugada característica de esta apertura que nos retrotrae al siglo XIX, cuando el ajedrez romántico vivió su máximo apogeo. Las negras, sin embargo, respondieron con una jugada dudosa que permitió al bando blanco encauzar el encuentro, al entrar en campo enemigo con dama y alfil de casillas blancas, y sentenciarlo pocas jugadas más tarde dándole mate.

Brais d’Pierre tampoco opuso demasiada resistencia al maestro, en un enfrentamiento que se desarrolló bajo las maniobras que dispone el Ataque Nimzo Larsen. Todo comenzó a torcerse para el ejército negro en el momento en que Sebastián cambia el alfil de casillas blancas por el caballo de c6, dejando muy tocada la estructura de su rival. La puntilla para Brais llega cuando Sebastián se aprovecha del juego impreciso de su oponente y realiza un par de maniobras de reciclaje con las que logra apoderarse de dos escaques fuertes (c5 y e5). A partir de ahí, coser y cantar para las blancas, que coordinaron sus fuerzas para dar mate al monarca enemigo en b7.
El retador se vio obligado a dar lo mejor de sí para llevarse el gato al agua frente a la debutante Sofía. La partida, que arrancó con la Apertura del Centro, vio cómo las blancas jugaron enérgicamente, imbuidas por el espíritu romántico y aventurero del gambito. Las negras cometieron una imprecisión por la que tuvieron que pagar un precio demasiado alto en forma de pieza. Sin embargo continuaron jugando con la misma tenacidad que hasta entonces, defendiéndose y contraatacando.

Pero Seba, sabedor de su renta material, optó por cambiar las piezas necesarias para reducir las fuerzas enemigas y concretar el objetivo final de llegar a una posición insostenible para el rey negro; justo lo que acabó sucediendo. Era el tercer punto para el jugador uruguayo.

Tras la excelente impresión causada siete días antes Maxim repetía experiencia, ilusionado con el reto que tenía ante sí. La Apertura Larsen dejó en ligera ventaja al ejército blanco, que Maxim contrarrestó hasta igualar el choque jugando con absoluta precisión. Sin embargo sus esperanzas se desvanecieron con un sacrificio dudoso en e3. La partida estaba muy bien encarrilada para Sebastián, que terminó por inclinar la balanza de su lado poco después, cuando las negras perdieron una torre. El mate era ya inevitable. De este modo Sebastián conseguía anotarse el 100% de los puntos por segundo viernes consecutivo. Su imbatibilidad constituirá, a buen seguro, un estímulo añadido para quienes acepten el desafío en futuras simultáneas. ¿Podrás ser tú el primero en sumar ante tan cualificado maestro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?