LA ÚLTIMA PARTIDA CLÁSICA DE MIKHAIL TAL (GM Vladimir Akopian)

(Sebastián Arias)

* Fe de erratas: La pasada semana reprodujimos en esta misma sección la controvertida partida que disputaron Tal y Akopian en 1992 en Barcelona. Sin embargo, por olvido no recogmos los comentarios e impresiones del armenio del que fue su único enfrentamiento  contra el mítico campeón del mundo. Es por ello que procedemos a repetir dicha partida e incluir, esta vez sí, las palabras de Akopian.

Estimados amantes del ajedrez, me gustaría compartir con vosotros el análisis de mi partida contra el octavo campeón del mundo, Mikhail Tal. Considero que ha llegado la hora de poner fin a todas las especulaciones que han existido sobre este encuentro y contaros lo que realmente sucedió. Al fin y al cabo, soy el único de los dos jugadores que disputamos la partida que puede ofrecer sus comentarios por razones obvias. Es evidente que el duelo estaba destinado a entrar en la historia del ajedrez, pero comencemos por el principio.

La partida se disputó en Barcelona en el año 1992. Para ponernos en contexto, es necesario ofrecer unos cuantos datos antes de entrar de lleno en el análisis de este memorable duelo.

Era esta mi primera participación en un torneo round-robin importante, al que llegaba con la etiqueta de campeón del mundo Sub-20 y en el que quería demostrar mi mejor ajedrez. A falta de dos partidas para el término del torneo mi papel estaba siendo bastante bueno, ya que me encontraba empatado en primer lugar. En las dos últimas rondas debía enfrentarme a Viktor Korchnoi con las piezas blancas y a Tal con negras. Se trataba de la primera vez en que me medía a esas dos leyendas del ajedrez.

En la víspera de mi duelo con Korchnoi el traductor del torneo me hizo llegar una oferta de tablas por parte de Tal. Respondí que no podía dar una respuesta inmediata pues mis perspectivas en la competición dependían de mi enfrentamiento con Viktor “el Terrible”. Por desgracia, dejé escapar una victoria relativamente sencilla contra Korchnoi, así que había llegado el momento de tomar una decisión.

Debo admitir que siempre mostré mi desaprobación por hacer tablas rápidas. Además, ¡tenía una oportunidad única de jugar contra el gran Mikhail Tal! Algo parecido me ocurrió cuando me enfrenté a otro jugador muy conocido, Vladimir Bagirov, en Capelle-la-Grande en 1999.

En ese episodio jugaba con piezas negras contra Bagirov en primera ronda. Al realizar su 13ª jugada el Gran Maestro soviético me propuso el empate. Al igual que contra Tal decliné la oferta, no porque tuviera mucha confianza en que lo machacaría sino simplemente porque quería disputar una buena partida contra un oponente al que probablemente no volvería a enfrentarme nunca más. Algo que, desgraciadamente, fue lo que sucedió.

Pero volvamos al duelo con Tal. Finalmente decidí ir a por todas en esa última ronda del torneo y le pedí al traductor que informara a Tal de mi decisión. Quiero destacar que no tenía ningún tipo de contacto personal con el Mago de Riga y solo momentos antes de la partida me crucé con Mikhail Tal en la calle y, sin hacer mención a las negociaciones previas, me preguntó:

Volodya, ¿cuáles son tus planes para la partida de hoy?

Me gustaría jugar contra ti, Mikhail—, respondí.

No hay problema—, replicó Tal, y nos dirigimos a la sala de juego.

Como puede apreciarse, todo transcurrió de forma bastante simple. Así que, ¿por qué se hizo esta partida tan famosa, apareciendo incluso en la prensa rodeada de todo tipo de especulaciones y chismorreos?

Una versión bastante alejada de la realidad fue publicada por Maxim Dlugy e Ivan Sokolov en sus últimos libros, la cual, aún a día de hoy, sigue siendo aceptada por muchas personas que desconocen lo que en realidad ocurrió. Para ser exactos esta invención tiene su origen en el primer artículo de Genna Sosonko sobre el tema. Desconozco si estaba mal informado o simplemente adornó la historia por puro entretenimiento, ¡pero así fue cómo surgió el mito! En su publicación en la revista «New in Chess» titulada «Mi Misha«, escrita poco después de la muerte del Mago de Riga, hace el siguiente comentario:

«En la última ronda, asumiendo que el duelo acabaría en unas rápidas tablas, jugó 3.Ab5 en la Siciliana, ofreció el empate y recibió una respuesta negativa. Ya en posición desesperada, bajo el ataque de las piezas enemigas, fue su joven oponente el que propuso el empate. Esa fue la última partida de torneo ganada por Misha».

Solo hay tres verdades en esta cita. Es cierto que la partida se disputó en la última ronda; Tal jugó en efecto 3.Ab5 y fue su última victoria a ritmo clásico. Todo lo demás es ficción. Es evidente que Tal no podía haber asumido de ninguna manera que el resultado sería un empate rápido, ya que tanto el día anterior como cinco minutos antes del comienzo yo había expresado mi deseo de jugar la partida. Es por ello que no me ofreció tablas por segunda vez después de realizar su tercer movimiento. En cuanto a la «posición desesperada bajo el ataque de las piezas enemigas» puedes juzgar por ti mismo tras reproducir el análisis de este duelo que se adjuntará en archivo pgn.

Después del encuentro comentamos algunas variantes «a la ciega» y analizamos la sexta partida de su match por el Campeonato del Mundo ante Botvinnik, que siempre me había causado una profunda impresión. «¡Cf4 es absolutamente brillante!», le dije. «Bueno, sí, siempre y cuando sea correcta», contestó el Mago de Riga.

Ambos estábamos de buen humor, así que no hubo ningún tipo de tensión entre nosotros. De hecho, nos entendimos bastante bien, como puede deducirse de la historia.

Para concluir, me gustaría decir que me alegro mucho de haber tomado la decisión de jugar una partida real contra Tal en lugar de hacer, como diría Bobby Fischer, unas tablas «acordadas». En caso contrario, no habría podido compartir este episodio tan memorable con todos vosotros. La única cosa que lamento es haberme enfrentado al brillante octavo campeón del mundo tan solo una vez en mi vida.

  1. e4 c5 {¡Por supuesto!} 2. Nf3 Nc6 3. Bb5 d6 4. O-O Bd7 5. Re1 Nf6 6. c3 a6 7.Ba4 c4 {Esta continuación ha caído en desuso hoy en día debido a 8.Ac2 seguido de b3, pero por aquél entonces este detalle no era conocido por el
    gran público.} 8. d4 cxd3 9. Bg5 e6 ({En la tercera partida de nuestro match final en Las Vegas, 1999, Khalifman jugó} 9… Ne5 10. Nbd2 $1 Bxa4 11. Qxa4+ b5 12. Qd4 {con iniciativa para las blancas.}) 10. Qxd3 Be7 11. Bxf6 ({En Wijk
    aan Zee, 1993, Nijboer siguió con} 11. Nbd2 {y yo debí continuar con la simple} Qc7 {en lugar de} (11… Ne5 12. Nxe5 Bxa4 13. Nec4 $1 {con cierta presión. El movimiento de la partida es bastante más directo.})) 11… gxf6 12.Bxc6 Bxc6 13. c4 O-O 14. Nc3 Kh8 {Preparando el asalto en el flanco de rey. Objetivamente, las blancas gozan de una pequeña ventaja en esta posición, pero yo confiaba en la fuerza de la pareja de alfiles.} 15. Rad1 Rg8 16. Qe3 Qf8 17. Nd4 {En este momento, Tal dijo, «Mi oferta sigue en pie,» proponiendo por lo tanto el empate, pero a pesar de que la posición era bastante compleja, había conseguido lo que buscaba – una posición jugable con posibilidades para ambos bandos. Así que rechacé la oferta.} Rc8 18. f4 $2 ({Mi negativa pareció dejar algo afectado a Tal, de otro modo, en lugar de esta jugada algo temeraria, habría optado por} 18. Nxc6 Rxc6 19. b3 {con excelente juego.}) 18… Bd7 19. b3 Bd8 $1 {Los alfiles son cada vez más activos y las blancas deben tener cuidado.} 20. Nf3 $2 ({La posición blanca se deteriora
    sensiblemente después de esta jugada. En su lugar, debería haber jugado} 20. Kh1 {, con juego más o menos equilibrado.}) 20… b5 $1 21. Qa7 ({Esta invasión es completamente inefectiva, aunque tras} 21. e5 fxe5 22. fxe5 bxc4 {
    los alfiles se liberan y a las blancas les esperan tiempos difíciles.}) 21… Bc7 $6 ({Una imprecisión. Mucho más simple era mi plan original:} 21… Ba5 Qxd7 (22. Rd3 {pierde inmediatamente por} Qd8 23. Rxd6 (23. Qxa6 Bb6+ 24.
    Kh1 Ra8 25. Qb7 Ra7 {y la dama queda atrapada}) 23… Rc7 24. Qe3 bxc4 {-+}) 22… Bxc3 23. Re3 (23. Re2 {es mala debido a} d5 $1 {, y el peón es intocable porque la dama vuelve a quedar encerrada:} 24. cxd5 Qc5+ 25. Kh1 Rc7)
    23… Bb4 {con una ventaja arrolladora.}) 22. Qxa6 ({Tal parece mostrarse poco preocupado, ya que después de mi error, la profiláctica} 22. Kh1 $1 {habría llevado a una posición mucho menos clara.}) 22… bxc4 23. b4 ({Es fácil criticar esta jugada, pero} 23. bxc4 {tampoco funcionaba por} d5 24. exd5 Ra8 Qb7 Qc5+ 26. Kh1 Rgb8 27. Ne4 Qa5 {-+ , una variante que ya ofrecí en el Informador número 54. Tras la jugada de la partida, quedé algo aturdido: disponía de varios movimientos ganadores, entre ellos 23…d5, 23. …f5 y 23. ..Dh6. No obstante, la jugada de la partida tampoco es mala en absoluto.})23… Qg7 ({Tras} 23… d5 {Tal sugirió la siguiente línea en el análisis postmortem} 24. Qb7 {pero entonces sigue} Qh6 {y las blancas pierden, i.e.} 25.Kh1 (25. exd5 Qh3 26. Ng5 Rxg5 27. fxg5 Qxh2+ 28. Kf1 Qf4+ 29. Kg1 Rb8 {-+})25… Qxf4 26. exd5 Rb8 27. Qa7 (27. Qa6 Ra8 28. Qb7 Rgb8 {-+}) 27… Rxg2 $1Kxg2 Bb6 $1 29. Qxb8+ Qxb8 {-+}) 24. g3 d5 25. exd5 Bxf4 26. Kf2 {Y ahora llega un grave error posicional} f5 $4 ({Todavía no consigo entender cómo se
    me ocurrió esta jugada. Una clara violación de las reglas estratégicas: entregando el alfil de casillas negras y dejando las casillas de ese color muy debilitadas. Aunque en realidad es bastante simple: por alguna razón, pensé que la captura en f4 no era posible debido al mate en g2. De otra forma, habría jugado sin duda} 26… exd5 27. Nxd5 ({Ahora} 27. gxf4 {conduce al desastre tras} Qg2+ 28. Ke3 Rge8+) 27… Bxg3+ 28. hxg3 Qxg3+ 29. Ke3 Rc6 {y se acaba.}) (26… Bxg3+ 27. hxg3 Qxg3+ 28. Ke3 Ra8 29. Qxc4 Rgc8 {era también fuerte, al igual que}) (26… e5 {todas estas líneas me ofrecían un
    ataque devastador. Estoy seguro que que el propio Tal habría ganado de forma arrolladora en caso de conducir las piezas negras.}) 27. gxf4 Qxc3 28. Qd6 $1 {¡Como siempre, Tal demuestra excelentes recursos! En este momento encuentra la forma de poner la dama en juego y reengancharse a la partida.} ({Era peor}29.Qa7 Ra8 $1 29. Qd4+ (29. Qxd7 Rxa2+ 30. Re2 Rxe2+ 31. Kxe2 Rg2+ {-+}) 29…Qxd4+ 30. Rxd4 Rxa2+ {⩱}) 28… Ba4 {En mis comentarios para el Informador, critiqué esta jugada sin razón y di la siguiente variante:} (28… Ra8 29.Re2 ({Pero las blancas pueden ser más precisas} 29. Qe5+ Qxe5 30. Nxe5 {aunque tras} Ba4 (30… Rxa2+ 31. Ke3 {+-}) 31. Rg1 h6 $1 {la posición sigue
    siendo tensa}) 29… Ra3 30. Qe5+ Qxe5 31. Nxe5 Ba4 32. Nxf7+ Kg7 33. Rg1+ Kxf7 34.dxe6+ Kf8 35. e7+ Kf7 36. Rxg8 Kxg8 37. e8=Q+ Bxe8 38. Rxe8+ Kf7 39. Re2 Ra4 40. Rb2 c3 {con tablas rápidas.}) 29. Rd4 $1 Rg7 $2 ({Al sentir que
    estaba empezando a desviarme del camino correcto (¡el mate inexistente en g2!), ofrecí el empate tras esta jugada. ¿Pero creéis que hay motivos para afirmar, queridos lectores, que la posición negra es deseperada? Es cierto que es peor, pero en mi opinión solo quedé perdido tras la jugada 32. En realidad pensé que 30.dxe6 no era posible debido a la réplica de la partida. Sin embargo, era mucho mejor desplazar la torre una casilla más,} 29… Rg6 $1 {, tras lo cual el juego podría haber finalizado en unas bonitas tablas:} 30. dxe6 Rcg8 31. Ng5 f6 32. Nf7+ Kg7 33. Ng5 $1 ({La única jugada:} 33. Re3 Rg2+ 34. Kxg2 Qxe3 {pierde.}) 33… Kh8 $1 {Una vez más la única jugada:} (33…fxg5 34. Qe5+ Kh6 35. fxg5+ Kh5 36. Rh4+ $1 {ganando la dama, como ocurre en la partida.}) 34. Nf7+ {, repitiendo jugadas.}) ({Otra buena alternativa era}29… Qb2+ 30. Rd2 (30. Re2 Rg2+) 30… Qf6 {con una posición compleja pero más o menos igualada. Así que, como podemos ver, las palabras de Sosonko son bastante desacertadas.}) 30. dxe6 $1 {Acompañada de la afirmación: «Ahora soy yo el que quiere jugar!»} Bc6 31. Ng5 ({Por supuesto, no} 31. Re3 Rg2+ 32. Kxg2 Qxe3 33. Qe5+ Qxe5 34. fxe5 fxe6 {pero Tal ya lo tenía todo calculado.})31… Rxg5 {La posición ya está perdida, pero pensé que Tal había omitido un mate en dos…} ({si} 31… h6 32. exf7 hxg5 33. Qh6+ {+-}) 32. Qe5+ $1 ({ Por supuesto, no} 32. fxg5 Qf3+ {Ahora la posición se ha aclarado y fue este el jaque que pasé por alto cuando jugué 29…Tg7. Debí abandonar en este momento, pero aturdido por lo rápido que sucedió todo, realicé algunas jugadas más.}) 32… Rg7 ({o} 32… Kg8 33. exf7+ Kxf7 34. Qe7+ {+-}) 33. Rd8+ Rxd8 34. Qxc3 f6 35. e7 Ra8 36. Qxf6 Be4 37. Rg1 Rxa2+ 38. Ke1 {El rey vuelve
    a casa y las negras se rinden.} 1-0
× ¿Cómo puedo ayudarte?