LA MALA EDUCACION DE VON BANDERLEBEN

El ajedrez ha sido siempre un juego de caballeros, o por lo menos así se ha venido considerando. Sin embargo, ni los mejores jugadores han podido resistir incumplir alguna vez las más elementales normas de cortesía. Dar la mano al comenzar y terminar o, por lo menos, abandonar la partida y hacérselo saber al contrario parece algo lógico.

Veamos un ejemplo de lo que estamos comentando. En la conocida partida Steinitz-Von Bardeleben, que recibió el premio de belleza del torneo de Hastings de 1895 ocurrió un incidente lamentable, a colación de una magnífica combinación del fundador del ajedrez moderno.

Steinitz – Von Bardeleben (Hastings 1895)

Steinitz calcula una larga combinación con la que pone fin a la partida, a pesar de lo avanzado de su edad en aquel momento, que comienza con el sacrificio de la calidad, que no puede aceptarse, y el rey negro empieza su largo viaje hacia la muerte.

1.Txe7+ Rf8 [1…Dxe7 2.Txc8+; 1…Rxe7 2.Te1+ Rd6 3.Db4+ Rc7 4.Tc1+ Rb8 5.Df4+ Tc7 6.Ce6] 2.Tf7+ Rg8 3.Tg7+ Rh8 4.Txh7+

Aquí Von Bardeleben ya ha visto lo que se le viene encima: la derrota inevitable. En lugar de abandonar, se levantó de su silla y abandonó la sala de juego sin decir palabra, y no regresó, ante la impaciencia de todos. Evidentemente, los espectadores y el mismo Steinitz no podían creer esta actitud. Y el campeón mundial mostró a los ojos de los maravillados espectadores el remate final.

Rg8 5.Tg7+ Rh8 [5…Rf8 6.Ch7+] 6.Dh4+ Rxg7 7.Dh7+ Rf8 8.Dh8+ Re7 9.Dg7+ Re8 10.Dg8+ Re7 11.Df7+ Rd8 12.Df8+ De8 13.Cf7+ Rd7 14.Dd6++.

El público aplaudió durante bastante rato ante tan magnífica combinación. Aplausos y vítores para Steinitz y la humillación para Von Bardeleben, doble en este caso, por mostrar mala educación.

× ¿Cómo puedo ayudarte?